¿Por qué Daniel Day-Lewis abandonó el escenario cuando interpretaba ‘Hamlet’ en 1989?

Daniel Day-Lewis está considerado como uno de los mejores intérpretes de todos los tiempos, no en vano es el único ganador de tres premios Oscar al mejor actor. Su carrera comenzó a los 12 años, en un papelito sin acreditar en el drama romántico de John Schlesinger Domingo, maldito domingo (1971) como un joven gamberro. 

Una década después volvió al cine en Gandhi y sorprendió con sus actuaciones en Mi hermosa lavandería o La insoportable levedad del ser. Obtuvo su primera estatuilla dorada con Mi pie izquierdo, donde hizo gala de un arrebatador talento para meterse en la piel del pintor y escritor irlandés Christy Brown, aquejado de parálisis cerebral. 

Daniel Day-Lewis en ‘Mi pie izquierdo’

Ferndale Films

El actor se pasó meses en una silla de ruedas para preparar su personaje a conciencia, un duro entrenamiento del que ha hecho gala en sucesivos papeles y con los que ha logrado cautivar al público en películas como El último mohicano, En el nombre del padre, Gangs of New York, Pozos de ambición o Lincoln. Sus brillantes actuaciones en estas dos últimas, dirigido por Paul Thomas Anderson y Steven Spielberg, respectivamente, le brindaron sus otros dos premios de la Academia de Hollywood.


Lee también

Astrid Meseguer Barcelona

Horizontal

Meticuloso y selectivo hasta límites insospechados, Day-Lewis se entrega a su profesión hasta un punto enfermizo, tal y como él mismo ha llegado a confesar en alguna ocasión. Y es esa obsesión por alcanzar tal perfección en su trabajo, la de construir y estudiar a fondo cada personaje hasta transformarse completamente en él, lo que le ha llevado a tomarse distintas pausas en su carrera para dedicarse a otros quehaceres que no requieran de tanta intensidad. 

Vertical

Daniel Day-Lewis

Terceros

En 1999, ya anunció que se marchaba a vivir una temporada a Florencia para aprender a ser zapatero y en 2017 aseguró que dejaba definitivamente la interpretación después de protagonizar El hilo invisible, donde hacía de un diseñador de alta costura de Londres de los años 50 que vive atrapado entre su éxito profesional y un gran vacío existencial. “Antes de hacer la película, no sabía que iba a dejar de actuar. Sé que Paul y yo reíamos mucho antes de hacer la película. Y entonces dejamos de reír, porque estábamos los dos abrumados por un sentimiento de tristeza. Eso nos sorprendió: no nos dábamos cuenta de lo que habíamos dado a luz. Era difícil vivir con ello. Todavía lo es”, señaló a W Magazine como motivo de su decisión.

En 2017 anunció que se retiraba definitivamente de la actuación tras protagonizar ‘El hilo invisible’

Daniel Day-Lewis estaba predestinado a ser artista. Nació en el seno de una familia judía, culta y de izquierdas el 29 de abril de 1957 en Londres. Su abuelo materno, sir Michael Balcon, era un reputado productor de cine. Su padre, Cecil Day-Lewis, fue poeta de la reina Isabel II y su madre Jill Balcon era una reconocida actriz de teatro. Precisamente, sus comienzos como actor tuvieron lugar sobre las tablas, donde su nombre se hizo enormemente popular antes de triunfar en el cine. 

Horizontal

Daniel Day-Lewis aprendió costura para interpretar al modisto de ‘El hilo invisible’ 

AP

Y el caso es que durante una representación de Hamlet en el Teatro Nacional de Londres en 1989 salió precipitadamente del escenario entre sollozos. Fue mientras hacía la escena del diálogo entre el protagonista y su padre muerto. Su compenetración con el personaje había sido tan profunda que el actor comenzó a hablarle sobre el escenario a su propio progenitor, al que estaba muy unido y que falleció cuando Day-Lewis contaba solo con quince años. 

Su padre, el poeta Cecil Day-Lewis, al que estaba muy unido, falleció cuando Daniel tenía 15 años

En entrevistas posteriores afirmó que huyó despavorido porque había visto al fantasma de su padre. Sin embargo, en 2012 matizó a la revista Time que hablaba más metafóricamente que literalmente sobre aquel episodio. “Es posible que dijera muchas cosas después de lo ocurrido y hasta cierto punto probablemente vi el fantasma de mi padre todas las noches, porque, por supuesto, si estás trabajando en una obra de teatro como Hamlet, lo exploras todo a través de tu propia experiencia”. 


Lee también

Astrid MeseguerBarcelona

Vertical

Y añadió: “Esa correspondencia entre padre e hijo, o entre el hijo y el padre que ya no está vivo, jugó un papel muy importante en esa experiencia. Así que sí, por supuesto, fue la comunicación con mi propio padre muerto, pero yo no recuerdo haber visto el fantasma de mi padre en esa espantosa noche”. Desde entonces no ha vuelto jamás a hacer teatro. Ni cine desde hace cuatro años. Parece que no hay vuelta atrás… y se le echa de menos.

Desde aquel episodio en el Teatro Nacional de Londres jamás ha vuelto a pisar un escenario

We want to give thanks to the writer of this article for this outstanding material

¿Por qué Daniel Day-Lewis abandonó el escenario cuando interpretaba ‘Hamlet’ en 1989?

Cool N Spicy