Rodar con Arte: Falleció Kirk Douglas, la última estrella del viejo Hollywood

Cuando Kirk Douglas interpretó el papel del piloto de automovilismo Gino Borgesa, en la película The Racers (1955), entró al Mundo del Motor a más velocidad que la de su personaje en el Rally de Montecarlo. Y aunque es un drama romántico, suma amantes al Motor por llevar en el filme, el auto del consagrado piloto Stirling Moss.

Issur Danielovitch Demsky (Kirk Douglas) nació en Nueva York, era hijo de judíos rusos inmigrantes. Su infancia fue compleja, su padre abandonó la familia (madre y 7 hijos, Issur el único varón) y tuvo que trabajar. Desde la primaria se interesó por las artes y al no poder ingresar a la Universidad, ya que no disponía de fondos, habló con el Decano, quien lo admitió como “jardinero-estudiante”.

Llamado al Ejército en 1941, participó y fue herido en la II Guerra Mundial, en 1946 debutó en Hollywood y rápidamente alcanzó el cielo. Siempre se caracterizó por escoger los guiones y con quien trabajaba, no así cada uno de sus personajes. En 1960, dirigido por Stanley Kubrick, hizo Espartaco. Y aquel grito de “Yo soy Espartaco”, quedó grabado en la memoria de todos los que vimos la película.

Su actitud ante la llamada cacería de brujas en Hollywood, impulsada por el Comité de Actividades Antiestadounidenses, le produjo más admiración que condena (fue incluido en la lista negra), pues el guion de Espartaco era de Dalton Trumbo, expulsado de la industria. Tal vez fue por eso que lo nominaron tres veces al Oscar sin que lo ganara. Finalmente le dieron un Oscar honorífico.

 

 

Kirk Douglas siempre fue muy activo, invirtió parte de su fortuna en obras de caridad, escribió libros y hasta su propia biografía (El hijo del trapero). Y fue amante del automóvil. En su película The Racers (Hombres Temerarios, en español), conduce el auto en el que se inició, el famoso corredor inglés de Fórmula 1, Stirling Moss.

 

Kirk Douglas en el filme The Racers
Kirk Douglas en el filme The Racers 

 

Stirling Moss fue el mayor rival del pentacampeón argentino Juan Manuel Fangio. Ambos corrieron en La Habana, Fangio ganó el GP Cuba en 1957 y Moss lo hizo en 1960. El auto con que Moss debutó en el GP de Suiza, en 1951, el HMW Stovebolt negro, con motor marca Alta de 4 cilindros, dos litros (2000 cc) y 4 velocidades, fue restaurado en 1955 por Tom Carstens, le pusieron un motor Chevrolet V-8 y lo pintaron de rojo. Luego se llevó a Hollywood para ser usado en el filme.

La película cuenta como el corredor Gino Borgesa (Kirk Douglas), en sus prácticas para competir en el Rally de Montecarlo, tiene un accidente por no atropellar a un perro, en el cual su auto queda destruido junto a su ilusión de correr. Y aparece Nicole (Bella Darvi), dueña del can, quien le promete a Gino otro auto. Y buscando el vehículo adecuado, florece el amor.

 

Poster de la película The Racers

 

Volví a ver The Racers (está en internet), que cuenta con otras excelentes figuras del cine de esa época, como César Romero y Katy Jurado, de raíces latinas. Y para terminar este sencillo homenaje a la última estrella del viejo Hollywood, la “meca del cine” en los años 50, lo invito a disfrutar alguna de las 80 películas de Kirk Douglas. Hay para todos los gustos.       

En portada: Kirk Diuglas en su Mercedes-Benz deportivo

Le puede interesar:   

Rodar con Arte. Nicolás Cage y el Ford Mustang en “60 segundos”

Rodar con Arte. Paul Newman, leyendas del cine y el automovilismo 

We want to thank the writer of this article for this outstanding web content

Rodar con Arte: Falleció Kirk Douglas, la última estrella del viejo Hollywood

Cool N Spicy