Jason Sudeikis sobre Ted Lasso y el camino hasta crear la mejor serie de Apple TV+

El resto de la historia ya la conoces: Sudeikis acabó ganando el premio al mejor actor por Ted Lasso y dio un aturdido discurso de aceptación mientras llevaba la capucha, y esto a su vez desató el regocijo y las especulaciones sobre su estado mental y físico. Para que conste, “no estaba ni colocado ni con el corazón roto”, dijo Sudeikis. Simplemente era tarde y no quería ponerse un traje. “Así que sí, salió y fue como: ‘Esto es lo que siento. Creo en seguir adelante’. “

Últimamente, me dijo Sudeikis, ha tratado de prestar más atención a lo que realmente siente sobre cualquier cosa, a todas las diversas señales y presagios que se le presentan a una persona durante el transcurso de su vida. Incluso en su pasado, dijo, hubo momentos que fueron obvios en retrospectiva, en términos de lo que el universo estaba tratando de decirle, mensajes que se perdió por completo en el momento. 

En Las Vegas, donde vivía con Cannon antes de Saturday Night Live, desarrolló alopecia y dejó de crecerle el pelo, y no sabía por qué. Y luego, al final de su treintena, “durante los nueve meses anteriores y posteriores al nacimiento de Otis”, Sudeikis desarrolló una ciática extremadamente dolorosa. “Fui a hacerme una resonancia magnética y fue como, ‘Oh, sí, el donut de gelatina en mi L4, L5, está chorreando y tocando un nervio'”. Pero, ¿por qué? Cuando tuvo su segundo hijo, esto no ocurrió en absoluto. Entonces: ¿por qué?

“Desde el pasado mes de noviembre”, dijo Sudeikis, “el chiste que me parece más bien una parábola es que un tipo está sentado en casa viendo la televisión y las noticias anuncian un aviso de inundación repentina. Una hora más tarde sale a su porche y ve que toda la calle está inundada”. Seguro que ya has oído el resto del chiste: mientras el tipo reza a Dios para que le ayude, pasan un camión, un barco y un helicóptero ofreciendo ayuda, que el tipo rechaza. Dios proveerá, dice. Sudeikis termina el chiste: “Dos horas después, está en el cielo. Está muerto. Dice: ‘Dios, ¿qué pasa, tío? No me has ayudado’. Dios le dice: ‘¿Qué quieres decir, tío? Te envié una camioneta, te envié una lancha, te envié un helicóptero’. “Así que, dijo Sudeikis, no puedes decirme que el pelo que se me cayó de la cabeza no fue… no sé si fue la lancha, la camioneta o el helicóptero, pero sí, tío, todo vuelve a casa. Lo que se resiste persiste”.

Continuó. “Por eso tuve ciática”, dijo. “Eso es la lancha rápida. Eso fue como: ‘Oye, tienes que echar un vistazo a tus cosas'”.

Y esta es otra forma en la que Sudeikis y Ted Lasso se parecen, porque ambos están siempre aprendiendo y reaprendiendo esta lección, que es: ser curioso. Ambos son hombres filosóficos cuyas filosofías se reducen básicamente a intentar vivir una vida lo más decente posible. No porque sí, sino porque ser curioso -descubrir algo nuevo sobre uno mismo o sobre otra persona- es tener poder. 

“No sé si te acuerdas de G.I. Joe cuando estabas creciendo”, dijo Sudeikis, “pero siempre terminaban con un pequeño dicho: ‘Oh, ahora lo sé’. ‘No pongas un tenedor en la salida’. ¿Por qué?’ ‘Porque podrías hacerte daño’. ‘Oh, ahora lo sé’. Y entonces alguien diría: ‘Y saber es la mitad de la batalla’. Y estoy de acuerdo con eso: con los niños, saber es la mitad de la batalla. Pero ser adulto es hacer algo al respecto. Esa es la otra mitad. ‘Soy malo con los nombres’. “Siempre llego tarde”. ¡Oh! Bueno, saber es la mitad de la batalla. Muy bien, entonces gana la maldita batalla haciendo algo al respecto. Mejora los nombres. Llega cinco minutos antes, haz un punto para hacerlo. Así que, todavía estoy aprendiendo estas cosas. Pero espero tener mucho tiempo para hacer algo al respecto”.

Sudeikis sonrió un poco cansado: “Quiero decir, al final de esa broma, el tipo todavía tiene que ir al cielo, ¿sabes?”.

*Esta entrevista fue originalmente publicada en GQ USA

También te puede interesar:

Cuánto dinero tiene y en qué se lo gasta Sylvester Stallone, el actor que se ganó a Hollywood a puñetazos

Benjamin Bernheim: “La ópera necesita nuevos compositores y piezas; nuevas historias que hablen a la gente de ahora”

Elize Matsunaga, de Netflix, desvela el misterio al comienzo, pero el verdadero enigma es irresoluble

We want to give thanks to the author of this article for this remarkable content

Jason Sudeikis sobre Ted Lasso y el camino hasta crear la mejor serie de Apple TV+

Cool N Spicy